El Séptimo Chakra, Sahasrara

SAHASRARA, EL SÉPTIMO CHAKRA: el centro de la conexión

Taller impartido por:
DELPHINE GUERMEUR, profesora de Yoga y terapeuta. 

Fecha y hora
Sábado 8 de junio de 10 a 11:30 horas.

Coste
Aportación de 13 € por persona.

PLAZAS LIMITADAS

Debido al aforo limitado rogamos
reservar plaza
en:
info@himalayan-paradise.es

Lugar:
Himalayan Paradise, C/ Torrent de l’Olla 186, baixos. 08012 Barcelona.
Metro: L3 Fontana
http://goo.gl/maps/7hsm

En el seno del recorrido a través de los siete chakras, te proponemos el taller sobre SAHASRARA, el Séptimo Chakra. En el taller trabajaremos con diferentes ejercicios de yoga, meditaciones, sonido y movimiento. La duración de la actividad es de una hora y media.

Este taller está abierto a todo el mundo, tanto a practicantes de yoga y meditación como a cualquier otra persona interesada.

Sahasrara, el Séptimo Chakra: el centro de la conexión

El séptimo Chakra es el chakra más espiritual de los siete principales. Es el que nos conecta directamente con la energía divina y nutre nuestra fe.
Sahashrara o Chakra de la Corona, está localizado en la coronilla o parte superior de la cabeza.

Una de sus finalidades es la integración de la personalidad total con la vida y los aspectos espirituales de la humanidad. Es la experiencia de lo divino, de la divinidad que vive en nosotros, y de la unión con el más allá inconmensurable. En este proceso nos abrimos a la fuerza más alta, más profunda o más grande, la esencia de la conciencia dilatada.
Funciona como una antena, un receptor de la energía divina que llega a nosotros en forma de inspiración, guía y protección. Nos pone en contacto con lo eterno, lo que no muere, la parte permanente del alma. La sabiduría de cada vida se acumula en este centro y representa la trascendencia total de lo que es terrenal, fugaz y transitorio. Es la conciencia de uno mismo y del universo al mismo tiempo. El chakra corona representa un estado iluminado de conciencia. Mientras nos movemos en la incertidumbre de la vida con este chakra abierto y funcionando correctamente, advertimos y experimentamos la presencia de la guía divina en todo lo que hacemos. Nos inspira mientras recorremos el camino que hemos elegido.

La apertura del séptimo chakra tiene una condición clave: la humildad, la entrega, la capacidad de postrarse ante el Infinito. Por esto, en muchas tradiciones, las personas suelen inclinarse o postrarse ante la divinidad. El tope de la cabeza se inclina hacia la tierra y, al hacer este movimiento, la atención, la sangre, la circulación y el prana se concentran en el séptimo chakra y la persona se siente abierta y fortalecida.

Cuando el chakra coronal comienza a abrirse, vivirás instantes cada vez más frecuentes en los que la separación entre tu ser interior y la vida exterior se anula. Tu conciencia estará completamente en calma y distendida, y en esa calma vive tu auténtica esencia.

A medida que se va desplegando el chakra coronal es más frecuente la aparición de estos momentos, y cada vez se experimentan con más claridad, hasta que se convierten en una realidad permanente. Cuando tu ser esté maduro para ello, esta iluminación definitiva puede aparecer súbitamente, y no existe camino de regreso en tu evolución. Tienes la sensación de haber despertado de un largo sueño y de estar viviendo la realidad sólo ahora. En tu camino hasta allí te has convertido en un recipiente vacío, en cuyo receptáculo vacío se ha vertido el ser divino hasta ocupar su último rincón. Ahora sabes que esto es tu auténtica esencia, la única realidad permanente. Tu «yo» individual se ha convertido en el «yo» universal: en tu actuación realizas la intención del creador, y la luz que tú irradias abre el corazón de todos los seres que son sensibles a la presencia divina. Si ahora quieres saber algo, no necesitas más que dirigir tu atención a ello, puesto que todo existe en ti, en el ser divino con el que te has hecho uno. Así, la creación es un juego que se consuma en la infinidad de tu propia conciencia.

Yoga y meditación